titulo-funcion-vocal

enconstruccionpaginasweb

 

(Para poder comprender este apartado es imprescindible haber leído el de Ciencia Vocal antes)

Cuando se trata de analizar y comprender el funcionamiento de la voz existen dos factores básicos a tener en cuenta principalmente: la parte mecánica (posibilidades y reglas básicas del sistema) y la parte neurológica (cómo se organiza, organiza y gobierna esas partes el cerebro). Más adelante veremos que calificar de “mecánico” el funcionamiento de la voz es contrario a considerar ningún aspecto neurológico, pero de momento nos ayuda a entendernos y ser más claros.

A. MECÁNICA DE LA VOZ: Posibilidades y reglas básicas

La creación de cualquier sonido vocal que incluya tono, viene dada por la interacción de tres “capas” de información: BASE, COMPLEMENTOS y ARTICULADORES / ESTABILIZADORES

     1. BASE

La base vendrá determinada por la acción de las cuerdas vocales en combinación con los dos cartílagos aritenoides. Por tanto, podremos distinguir entre MODO 1 y MODO 2. Sobre ellos podemos construir y colocar cualquiera de los complementos que veremos más adelante. Como todo ocurre al mismo tiempo, todas las siguientes afirmaciones son hasta cierto punto absolutas y no reales al 100%, porque la base nunca se presenta sola, siempre va acompañada de los complementos.

MODO 1

En el MODO 1, los aritenoides permanecerán en posición horizontal. Las cuerdas estarán sueltas y todas las capas podrán colaborar de la vibración. Por tanto tendremos un gran contenido armónico directamente.

PRUÉBALO: Para que el MODO 1 sea claro, es necesario que produzcas un tono a un volumen conversacional, aburrido (para evitar complementos), que sea consistente y no aireado.

MODO 2

En el MODO 2 los aritenoides están basculados y rotados hacia atrás. Al hacerlo la cuerda se ve elongada y tensada de forma pasiva (por acción de los aritenoides). La cobertura es la que participa mayoritariamente de la vibración ya que el cuerpo está tensado y estirado. Por tanto tendremos un contenido armónico “pobre”.

PRUÉBALO: Para que el MODO 2 sea claro, es necesario que produzcas un tono a un volumen conversacional, aburrido (para evitar complementos), pero en este caso aireado, aflautado y poco consistente. Si lo haces con una nota más aguda que el ejemplo anterior te será más fácil.

Por tanto consiste en dos modos distintos y claramente diferenciados por una frontera muy interesante: el gallo. El gallo es el desajuste momentáneo que se produce en el sistema al producirse un cambio de modo repentino. Cuanto menos “complementados” estén los modos (menos complementos tengan) más extremos serán y más diferentes a la vez. Por tanto, más abrupto o pronunciado será el cambio.

PRUÉBALO: Para que el gallo sea bien claro empieza marcando ambos modos con claridad. MODO 1 consistente y aburrido a la vez y MODO 2 aburrido también pero aireado y aflautado. Luego cambia de uno al otro de repente. Probablemente sea más fácil haciendo dos notas diferentes. Una más aguda para el MODO 2 y luego realizar un cambio repentino realizando un salto a una nota más grave en MODO 1. Cuanto más aireada, aflautada y aburrida sea la nota aguda y más consistente, aburrida y nada aireada sea la grave mayor será el gallo porque mayor será el cambio y reajuste entre ambos modos de vibración cordal.

El MODO 1, al tener las cuerdas menos “tensas”, será más simpático con las notas agudas. En cambio, el MODO 2, al mantener las cuerdas más tensas y alargadas simpatizará más con notas agudas. Aunque ya veremos más adelante que no todo es blanco o negro.

     2. COMPLEMENTOS

Como bien sabemos, las cuerdas vocales transcurren entre los cartílagos aritenoides y el cartílago tiroides. A la vez, los cartílagos aritenoides están montados sobre el cartílago cricoides. El hecho de que la anatomía se presente de esta forma, dota al sistema de una increíble flexibilidad y variedad de opciones. Por eso decimos que el sistema vocal es un sistema redundante; porque se puede realizar la misma tarea de multiples formas diferentes.

La razón por la que el sistema está diseñado de esta forma es porque mediante la articulación de los cartílagos modificamos la forma en la que las cuerdas vocales están configuradas para la vibración. De este modo, por un lado el sistema puede ser muy preciso y flexible a la vez en las elecciones y por otro puede retirar “responsabilidad” y trabajo de las cuerdas vocales (músculo vocal) dejándoles un papel más pasivo en cuanto a la regulación de longitud, masa y tensión.

Cualquiera de los complementos presentados a continuación, pueden ser aplicados sobre la base de cualquiera de los dos modos anteriores.

Antes de entrar en el análisis funcional de la acción de los cartílagos, hay que tener claro dos cosas:

A. Los cartílagos no funcionan por separado: Es funcionalmente imposible separar la acción de los cartílagos. El sistema es uno y es un todo por tanto, no solo no se puede separar el funcionamiento de los cartílagos entre ellos, sino que el intento de hacerlo desfuncionaliza el sistema. Imagínate que intentaras analizar el funcionamiento de las estructuras y músculos que componen tu pierna e intentaras entrenarte para accionar los músculos y estructuras por separado. Crees que podrías? Y crees que podrías después, ser consciente de todas las posibilidades de todas las estructuras a tiempo real para controlarlo conscientemente al caminar? Crees que podrías dar un solo paso?
Es totalmente absurdo, para eso tenemos cerebro! Y es él el que se encarga de realizar todo ese trabajo de una forma inconsciente para que nosotros solo nos hagamos cargo de decidir qué hacer, él se encarga de el “cómo”. Además él lo organizará todo mucho mejor de lo que tu podrías conseguir jamás de un modo consciente.

B. Es imposible accionar un cartílago sin que haya actividad en el opuesto: Un ejemplo fácil es el primer cartílago del que vamos a hablar a continuación, el cartílago tiroides. Cuando éste se inclina hacia adelante alargando, afinando y tensando las cuerdas vocales, los cartílagos aritenoides tienen que iniciar un movimiento hacia atrás para compensar esa fuerza. Si no lo hicieran, la actividad del tiroides los haría mecer hacia adelante. Con lo cual todo es un trabajo en equipo.
Por otro lado, a nivel funcional, no tiene ningún sentido accionar solo un cartílago y dejar el otro inmóvil. Sabemos que la inclinación hacia adelante del tiroides alarga, afina y tensa las cuerdas vocales. El mecido hacia atrás de los aritenoides también lo hace. Por tanto el trabajo será mucho más efectivo (es mejor repartir el trabajo entre las estructuras – más estructuras trabajando menos es mejor que pocas estructuras trabajando más) y más preciso (dos estructuras – en este caso – regulan mucho mejor el grosor, longitud y tensión, que una sola).

La única razón por la que vamos a separar el funcionamiento de los cartílagos a continuación, es con el fin de entender la función y ser capaces de discriminar sus efectos auditivamente. El fin es meramente de conocimiento a nivel teórico no funcional.

TIROIDES vs ARITENOIDES

El cartílago tiroides puede inclinarse hacia adelante. Al hacerlo alarga, afina y tensa las cuerdas vocales de modo que el cuerpo de la cuerda vocal queda menos apto para la vibración haciendo que la cobertura tenga un papel más importante. A la vez, el hecho de estirar las cuerdas hace que estas se junten más disminuyendo el espacio entre ellas. Este hecho tiene sentido ya que al vibrar menos deben estar más juntas y al alargarse y afinarse deben acercarse más para que haya contacto entre ellas.

— Como se puede observar en el audio anterior, al inclinar el cartílago tiroides el sonido se vuelve más pequeño y más dulce. Pierde cuerpo pero mantiene el brillo. Esto es porque la “tensión” que se produce en la cuerda es mayoritariamente en el cuerpo de la cuerda vocal más que en la cobertura. —

Los cartílagos aritenoides. Además de juntar y separar las cuerdas vocales al iniciar o terminar la fonación y de rotar y tirar hacia atrás para hacer el cambio a MODO 2, pueden mecerse hacia atrás generando un efecto similar en la configuración y el patron vibratorio de las cuerdas vocales alargándolas, afinándolas y tensándolas.

— Como se puede observar en el audio anterior, al llevar los aritenoides hacia atrás el sonido también se vuelve más pequeño, pero en este caso el sonido se vuelve más mate aunque también pierda cuerpo. Esto es porque la “tensión” que se produce en la cuerda afecta más a la cobertura de la cuerda vocal. —

Como ya hemos dicho anteriormente, ambos cartílagos cooperan juntos y sus proporciones variarán según el efecto sonoro deseado.

Como hemos visto anteriormente ambos se producen a la vez y eso es lo que puedes escuchar en el audio.

PRUÉBALO: Podrás notar el movimiento del tiroides si colocas el dedo en el espacio cricotiroideo (espacio entre el tiroides y el cricoides en la parte de delante del cuello). La parte de los aritenoides no la podrás tocar pero si notarla. En la parte posterior de la laringe notarás que se produce un alargamiento hacia atrás. También puede que notes como el contacto entre las cuerdas se ve disminuido y la emisión es más ligera y liviana.
Mantén la misma nota y contén el sonido haciéndolo más flojito y más dulce.

Los complementos son independientes del modo, así que ahora vamos a observarlos en contexto de cada modo:

En MODO 1

Al inclinar el cartílago tiroides hacia adelante, el volumen descenderá al afinar, tensar y afinar la cuerda vocal. La fase de cierre será menor (menos volumen), el contenido armónico será menor también (menos participación de la cuerda en la vibración – prácticamente solo la cobertura) y el flujo de aire se verá reducido porque las cuerdas son capaces de acumular menos presión subglótica ya que la fase de cierre será también más corta.

Al mecer los aritenoides hacia atrás, el volumen descenderá también al afinar, tensar y afinar la cuerda vocal pero en este caso desde atrás. La fase de cierre será menor (menos volumen), el contenido armónico será menor también y el flujo de aire, a diferencia de con el cartílago tiroides, aumentará puesto que el cierre en la parte posterior se vuelve más suave. Así que en ocasiones puede sonar aflautado e incluso aireado.

La mayor diferencia entre uno y otro es que con el tiroides se consigue menos vibración en en el cuerpo (la vibración se concentra en la cobertura) a la vez que la cuerdas están más cerradas y con los aritenoides conseguimos menos vibración en el cuerpo (la vibración se concentra en la cobertura) conforme las cuerdas cierran con menos consistencia. El sonido de uno es más dulce mientras el sonido del otro es más aflautado.