Javi Prieto

javi@vocalcoaching.es

686 862 367

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

©2019 by Javi Prieto

MVC II - Proyecta!

La proyección es un tema escamoso. Y aunque todo el mundo habla de proyectar más la voz, poca gente sabe de qué se trata y todo el mundo hace cosas diferentes a las que llaman del mismo modo.

Proyectar la voz implica hacer que esta sea oída a mayor distancia, es decir, que la voz viaje. Una forma es aumentando el volumen, pero no es la única ni la más eficiente. Cuando se trata de cantar, aumentar el volumen no es siempre la mejor opción. Así pues, lo que queremos es conseguir más riqueza armónica, y no necesariamente más volumen, para que la voz sea más audible, sin perder la calidad o expresión artística que queramos darle. Por tanto haremos la distinción entre más fuerte y más sonoro.

La parte que exploraremos para ello será la parte de atrás del sistema vocal: la parte de atrás de la nariz, de la boca y de la garganta, la famosa faringe. 

 

Hay múltiples razones por las que esta parte es interesante, pero la más relevante es porque nos permite enriquecer y estabilizar el tono:

La faringe está dividida en tres partes: la que está a la altura de la nariz, la que está a la altura de la boca y la que transita por detrás de la garganta. Cada una de estas porciones tiene sus capacidades, pese a que las tres funcionan a la vez y de una forma proporcional (o al menos eso es lo que pretendemos).

La principal ventaja de usar la faringe es que en ella se encuentran los músculos más fuertes del sistema vocal.

 

Por qué es esto importante? 

En cualquier sistema querremos que el trabajo se reparta proporcionalmente, es decir, que los que pueden trabajar más (o tienen más fuerza), trabajen más, y los que pueden menos, trabajen menos. Al encontrar este equilibrio funcional, el resultado es la sensación de que no hay esfuerzo. En cambio, si los que tienen más capacidad de trabajo no lo hacen, los que pueden menos deberán trabajar más, y esto es lo que percibimos como tensión.

La parte más alta de la faringe (nariz) es la encargada de estabilizar todo el sistema vocal.

Si pensamos en el sistema vocal como una “L” invertida, en la que un “palo” es la boca, y el otro la garganta, necesitamos que éstos estén libres y puedan moverse. La garganta deberá estar en constante articulación libre (porción vertical) y lo mismo pasa con la parte de la boca (porción horizontal). Por tanto, algo que está en movimiento constante no puede aportar estabilidad. 

Si prestamos atención a la esquina (vértice), esa es la parte más alta de la faringe. Si el trabajo se ubica en ese lugar, ambas porciones de esa “L” podrán estar en movimiento mientras cuelgan (son estabilizadas) de la esquina, suspendidas desde ahí.

Otra de las razones por las que la faringe aporta estabilidad y es una parte fuerte, es porque nace (se inserta) en la parte anterior de la columna vertebral. Y ésta supone un punto estable de apoyo desde el cual aportar sostén.

La parte de atrás de la boca es una parte crucial. 

De hecho desde la boca es desde se organiza todo el gesto vocal y es en la parte de atrás de la boca es donde más lio hay y por tanto, más confusión. Esa confusión (en mi idioma falta de diferenciación) es la que hace que no se pueda concentrar el trabajo en el lugar adecuado y genera las típicas tensiones de lengua y mandíbula que dificultan la emisión (sonido) pero también la articulación (dicción). Aclarar esta zona proporcionará la posibilidad de obtener libertad a la hora de cantar, mientras que a la vez abrirá un gran abanico de posibilidades sonoras (proyección) y de colores.

La parte inferior de la faringe es la más interesante.

Es la más compleja porque se inserta en la garganta (laringe) y tiene una fuerte influencia en ella. Esta porción, al activarse, articula todo el complejo de cartílagos entre los cuales transcurren las cuerdas vocales. Al hacerlo, modifican los patrones vibratorios de éstas. Esto se traduce en liberarlas de trabajo "activo", mientras que a la vez los patrones vibratorios  enriquecen y se hacen más complejos. Gracias a esto, la voz adquiere más riqueza armónica y sonora, mientras que se tiene una sensación de ligereza porque todo el trabajo no recae activamente en las cuerdas vocales.

Gracias a la combinación de toda la teoría (anatomía y fisiología) y la experimentación (aprendizaje experiencial), podrás experimentar como el aire (presión de aire) no es el único factor que cambia la sonoridad (volumen incluido), sino que es una simbiosis aire-faringe/faringe-aire la que consigue el resultado óptimo. Y a la vez construirás esa “imagen” particular que incluye los razonamientos más teóricos y las sensaciones más abstractas.

DINÁMICAS DEL CURSO

El curso alternará entre dos dinámicas básicas: 

  • Lecciones de Aprendizaje Experiencial - que consistirán en autoexploraciones guiadas por medio de pequeños movimientos. Éstos te ayudarán a incrementar tu conocimiento propioceptivo de qué es lo que está pasando y a la vez te permitirá encontrar nuevas opciones para implementar el funcionamiento y la eficiencia respiratoria.

  • Explicaciones teóricas o científicas - que apoyarán las lecciones para que aquello que has experimentado tenga sentido y puedas crear y asociar a una imagen las nuevas opciones, descubrimientos y sensaciones. 

 

No pretendo que sea una experiencia completa ni definitiva, sino que pretendo darte herramientas para que puedas interactuar contigo mismo y seguir explorando y sacando tus propias conclusiones. Es imposible tener una visión completa de algo tan amplio en solo dos mañanas!

 

FECHAS E INSCRIPCIÓN

El curso tendrá lugar el sábado 21 y domingo 22 de Diciembre. El horario será de mañana amos días (de 10h a 14h).

El precio es de 89eur si vienes solo o 59eur si vienes acompañado!

 

Para inscribirse contacta conmigo en javi@vocalcoaching.es o por WhatsApp en el 686 862 367.

 

Para formalizar la inscripción solo hay que hacer el ingreso del valor del curso en el número de cuenta que te facilitaré.

 

Te espero!

Javi